El Ministerio del Ambiente presentó Plan de Acción REDD+: Bosques para el Buen Vivir, la estrategia nacional para la conservación de los bosques

Con la asistencia de representantes de la academia, instituciones públicas y privadas, comunidades, pueblos y nacionalidades se realizó el lanzamiento del Plan de Acción REDD+: Bosques para el Buen Vivir 2016-2025, el mismo que permitirá implementar acciones que contribuyan a la reducción de la deforestación y degradación de bosques, así como al manejo sostenible y la conservación de los recursos naturales con el objetivo de reducir emisiones del sector forestal y fortalecer la lucha contra el cambio climático.

Los bosques son el hogar de comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas que ancestralmente han cumplido un rol de cuidado y conservación. Además, los bosques nativos cubren más de la mitad del territorio ecuatoriano (el 54%) concentrándose principalmente en la región amazónica y son fuente de alimentos, medicina, agua, entre muchos otros servicios. Ecuador ha logrado reducir la deforestación neta anual de 93.000 hectáreas en el periodo 1990-2000 a 47.000 hectáreas en el periodo 2008-2014, es decir, un 49% menos.

Los bosques reducen la vulnerabilidad frente al cambio climático: acumulan y liberan agua; evitan inundaciones y sequías. También capturan carbono, pero lo liberan al quemarse o descomponerse.

El cambio climático en el mundo se puede atribuir en gran parte a la actividad de los seres humanos, que provocan el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), en la atmósfera. Situación incrementada con el proceso de industrialización que inició hace siglo y medio, principalmente por la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo, gasolina y carbón y la tala de bosques. Según los datos del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero del año 2010, el sector conocido como Uso de Suelo, Cambio de Uso de Suelo y Silvicultura (USCUSS), que incluye la deforestación, es el segundo en generación de emisiones de GEI a nivel nacional (aproximadamente un 30%). La iniciativa para Reducir las Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal (REDD+) es un mecanismo que se desarrolla a nivel mundial y contribuye para hacer frente a esa problemática.

Ecuador, bajo el liderazgo del Ministerio del Ambiente, ha trabajado en REDD+ desde el año 2008 y su Plan de Acción es el resultado de un proceso que involucró a múltiples actores de las esferas políticas y técnicas de instituciones nacionales competentes en materia de: planificación, desarrollo, producción agropecuaria, recursos hídricos, entre otros, explicó María Victoria Chiriboga, Subsecretaria de Cambio Climático. “Este proceso incluyó también la participación de la sociedad civil, pueblos, nacionalidades y comunidades y recogió sus aportes para enriquecerlo y ajustarlo a las diversas necesidades, prioridades y circunstancias nacionales. Esto integró, a su vez, procesos de desarrollo de capacidades y espacios de diálogo y participación tales como la Mesa de Trabajo REDD+, los grupos de trabajo y talleres, cuyos insumos orientaron el desarrollo de los lineamientos técnicos y de política que forman parte de este Plan”, anotó Chiriboga.

El Ministro del Ambiente subrogante, Juan Carlos Soria, enfatizó en la clara voluntad política del Ecuador para combatir el cambio climático y reducir las emisiones del sector forestal, lo que ha posicionado al Ecuador como un país líder y referente en la preparación para REDD+ y su Plan de Acción es una muestra más de esta voluntad.

Soria agregó que es grato contar con el voto de confianza de la comunidad internacional en el modelo ecuatoriano. “La mejor prueba de ello es que somos el primer país en obtener una cooperación no reembolsable del Fondo Verde Climático para implementar REDD+. El financiamiento no reembolsable de 41,2 millones de dólares representa el más alto recibido por el Ecuador para proyectos de mitigación del cambio climático en el sector forestal”.

El objetivo general del Plan de Acción REDD+ es contribuir a los esfuerzos nacionales para la reducción de la deforestación y degradación de los bosques a través de la conservación, manejo forestal sostenible, y la optimización de otros usos de suelo para reducir la presión sobre los bosques, aportando de esta forma a la reducción de emisiones de GEI. Para ello el Plan de Acción busca conseguir los siguientes objetivos:

  • Apoyar a la articulación de políticas intersectoriales y gubernamentales y transversalizar el cambio climático y REDD+ en las políticas públicas nacionales, y en los principales instrumentos de ordenamiento territorial a nivel de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) y de comunidades, pueblos y nacionalidades.
  • Apoyar la transición hacia sistemas sostenibles y libres de deforestación.
  • Mejorar el manejo forestal sostenible, así como el aprovechamiento de los Productos Forestales No Maderables (PFNM), en el marco de las bioindustrias priorizadas por el Ministerio del Ambiente.
  • Contribuir a la sostenibilidad de las iniciativas que buscan la conservación y regeneración de la cobertura boscosa en el marco de las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo y otras políticas y programas nacionales relevantes, incluidos aquellos relacionados con la restauración forestal.

Finalmente es importante resaltar que con la implementación del proyecto financiado por el Fondo Verde Climático, el cual aporta a la consecución de los objetivos del Plan de Acción REDD+, se buscará promover incentivos fiscales y económicos en áreas no forestales para fomentar la producción sostenible en coordinación con la Agenda de Transformación Productiva Amazónica (ATPA) liderada por el MAGAP y de esta manera reducir la presión sobre los bosques. Además, se apoyará a la conservación, restauración y conectividad mediante mecanismos financieros, así como también el apoyo al manejo forestal sostenible y manejo integral de cuencas hídricas brindando soporte a las acciones del Programa Socio Bosque del MAE y a la gestión realizada por los Fondos de Agua.

Dirección de Comunicación

Ministerio del Ambiente

2017-08-08T15:16:05+00:00 noviembre 23, 2016|